Feva Star Seat

Cuando nació mi hija hice lo que cualquier aficionado al ciclismo, buscar la manera de poder llevarla de paseo en bici hasta que fuera lo suficientemente mayor como para pedalear en la suya. Entonces se me planteó un problema que seguro compartirá mucha gente: no podía usar mi bici de carbono.

La típica silla portabebes  que va encima de la rueda trasera  y que se monta en el tubo del sillín o en una parrilla es incompatible con un cuadro de carbono. Buscando por internet encontré una silla que colocaba al bebe delante tuyo. Me gustaba la idea pero la sujeción consistía en una barra metálica amarrada a la horquilla y a la tija(de carbono). También inviable.

Mi mujer tiene una bici de aluminio pero el desviador es de tiro superior, lo que limita las opciones y como no suele coger la bici prefería que fuera yo el que llevara a nuestra hija cuando saliéramos en bici.

Así que el verano pasado me tocó darle el coñazo a un buen amigo para que me devolviera una Kona de acero que le vendí hace años. Cuando por fin lo conseguí compré una silleta de segunda mano y al día siguiente nos fuimos a estrenarla. La verdad, no fue un gran día. A los 10 minutos mi hija ya se quería bajar, algo normal cuando la única visión que tienes es el culo de tu padre.

Pero en esto que vi unas imágenes de Nino Schurter paseando a su hija en su Scott de carbono, así que empecé a investigar.

Foto del instagram de Nino Schurter

Feva se llama el fabricante de semejante invento. Marca sudafricana que lamentablemente no tiene mucha distribución internacional. Me puse en contacto con ellos y muy amablemente me explicaron que no tenían distribuidores en España, lo más cerca era Suiza (país no europeo) y me pasaron el contacto .

Les escribí y no tardaron en contestarme. La persona que me escribió se llama Bettina, una mujer super amable que atendió todas mis dudas. Me contó que enviaban a España pero que lógicamente era muy caro y que con este tipo de envíos prácticamente no ganaban dinero ya que eran muy caros y traerlos les generaba muchos gastos. Hace tiempo estuvieron viviendo en Sudáfrica y descubrieron el asiento de Feva, así que cuando se volvieron a su país decidieron que más niños suizos tenían que poder disfrutar de este asiento.

Sabía que me iba a salir muy caro pero me gustaba tanto que decidí darme el capricho. Para que os escandalicéis un poco, el asiento con gastos de envío ha salido por 107€ al 50% cada cosa más o menos a los que hay que añadir 33.50€ que Correos me cobró en concepto de aduanas. Redondeando, 140€ para un «trozo de gomaespuma». Es muy caro, pero ha merecido la pena.

El asiento viene  en una caja de cartón y se monta en apenas un minuto. Lo forman cuatro piezas de espuma de alta densidad de 3 cms de grosor. Se sujeta al cuadro con 3 cintas, una para el tubo superior, otra para el tubo principal y otro para el de la dirección. Además estas cintas tienen varias posiciones para que el asiento sea compatible con la mayoría de cuadros del mercado.

En 5 minutos lo tenía ya montado en mi bici, nos vestimos de gala y nos fuimos a estrenarlo.

Lo que en un principio iba a ser un tranquilo paseo por el barrio acabó siendo una salida de más de 2 horas por caminos y sendas por las que jamás hubiera pensado que llevaría a mi hija montada en una silleta. De hecho nos cruzamos con varios ciclistas y todos nos miraban bastante sorprendidos.

  Nunca he visto a mi hija disfrutar tanto de una salida en bici. Riéndose, cantando y pidiéndome que fuera más deprisa, se notaba que estaba disfrutando de lo lindo. Como va montada en la parte delantera tiene una visión completa de por dónde vamos y se entretiene muchísimo más, además va agarrada al manillar imitando a su «papi» y yo la controlo mucho mejor al ir situada entre mis brazos.

Este verano nos vamos a casa de unos familiares a la playa y por supuesto me llevaré la bici y la silla de mi niña para darnos unas vueltas por allí. Como se monta y desmonta tan fácilmente y además en la caja apenas ocupa espacio a partir de ahora va a ser un accesorio obligado en nuestros viajes.

El día que salí de Correos después de haber tenido que pagar las aduanas llevaba bastante mosqueo pero ahora estoy totalmente convencido de que han sido unos de los 140€ mejor invertidos de toda mi vida.

CONCLUSIÓN

La silla de bebe para bicicleta perfecta. Ligera, fácil de montar y en la mejor posición para la/el niña/o. Lástima que sea tan dificil de conseguir que su precio se dispare.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. Sin duda un gran acierto. Una buena manera de salir todos juntos en bicicleta. Al final, tú mujer le va a coger gustico a las salidas en bici

  2. Edmundo Pajares

    Hola! Me encanta el producto , quiero comprar uno para mi y mi hija. Por favor podrías compartir el contacto que te ayudó a comprar uno en España?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *